CalendarioLiteratura y pensamiento

1976. El golpe civil – Vicente Muleiro + Performance – Soledad Sánchez Goldar

Miércoles 17 < 19.30 hs
Presentación de Libro + entrevista con Vicente Muleiro a cargo de Alexis Oliva + performance Recordis de Soledad Sánchez
1976. El golpe civil
Ed. Planeta

Los activistas del Mal Argentino son civiles –fundamentalistas, cuarteleros o camaleones democráticos, según el clima de época– que sólo disimulan su ansia
de dominación total cuando la sociedad les pone freno. Por eso es falso de toda falsedad ver a las Fuerzas Armadas como un pulpo retráctil que se cerró sobre sí. La demonización militar de esos años bien cabe a la luz de la matanza que produjeron. Pero no sirve para que detrás de ella se escondan los civiles carniceros que la prohijaron…
La certeza de que la única alternativa política era el “saneamiento” total del país cobró vida formalmente el 24 de marzo de 1976. Un abanico ideológico que incluía el nacionalismo clerical antisemita, un antiperonismo rugiente, la formación prusiana de las milicias argentinas y un liberalismo embelesado con las ganancias multinacionales creó las condiciones propicias para el Proceso de Reorganización Nacional. El protagonismo de los hombres de armas resulta innegable: el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina integraron un combo explosivo, responsable directo de la sangría espeluznante de aquel momento. Pero todo hubiera cambiado si un grupo de poderosos empresarios y hombres de negocios no hubiese sido el soporte ideológico y económico de la dictadura. Los sectores civiles de pensamiento más rancio funcionaban como socios de los monopolios extranjeros. El cálculo fue entonces perfecto: el proyecto económico de un grupo reducido requería de una “limpieza ideológica” que llevaría a cabo un brazo armado solidario. Y la dupla Videla-dictador/Martínez de Hoz-ministro de Economía es la que mejor expresó ese combo siniestro. Este es sin duda un libro que estaba faltando para el análisis de la historia argentina reciente. Vicente Muleiro entrega una investigación cruda y seria con información hasta hoy desconocida sobre los participantes civiles del golpe militar de 1976. ¿Quiénes fueron? ¿Dónde estaban? ¿Dónde están ahora? Empresarios, terratenientes, hombres del clero, periodistas: una serie horrorosa y por momentos inesperada de nombres que participan del desarrollo ininterrumpido de un plan maquiavélico y de la indiferencia soberana ante las consecuencias.

Vicente Muleiro (Buenos Aires, 1951) es escritor y periodista. Publicó seis libros de poesía: Para alguien en el mundo estamos lejos (1978), Boleros (1982), Pimienta negra (1990), El árbol de los huérfanos (2000), Milongas de modo tal (2003) y Ondulaciones (2009). Como novelista, publicó Quedarse con la dama (1994), Sangre de cualquier grupo (1996), Cuando vayas a decir que soy un tonto (2004, finalista del premio Planeta 2003) y La balada del asador (2006). También es autor de los libros para chicos Don Perro de Mendoza (2003), Los cachorros de Don Perro (2007), Cacao del mar (2009), Los guerreros de French (2010) y Los cuentos de don Vicente Nario (2010). Junto con María Seoane, escribió el ensayo periodístico El dictador: la vida secreta y pública de Jorge Rafael Videla (2001). Compiló y prologó la obra del poeta salvadoreño Roque Dalton en Con manos de fantasma (1998) y del español Antonio Gamoneda en Lengua y herida (2002). Realizó la antología de cuentos de boxeo De puño y letras (2001). En 2009 estrenó su obra de teatro Vidé/la cinta fija, con dirección de Norman Briski y en 2010 participó del Ciclo de Teatro Leído del Bicentenario. En periodismo trabajó en los diarios Sur Argentino, Crónica y Clarín, entre otros. También en el semanario El Periodista y en la revista cultural Ñ como editor. Actualmente es subdirector de Radio Nacional. Fue premiado por el Fondo Nac.de las Artes, la Fundación Antorchas y la secretaría de Cultura de la Ciudad. Recibió el Premio de Periodismo Rey de España 1998. (Novedades. Marzo de 2011. Editorial Planeta)

Recordis
Performance
Soledad Sanchez Goldar

Este proyecto fue gestado durante la residencia “Phronesis Criolla” del proyecto Demolición Construcción, llevada a cabo durante los meses de mayo, junio y julio de 2011 en el Espacio de Memoria La Perla.
En La Perla, en el APM, en las calles están los stencils de Fernando Traverso, esas imágenes de la bicicleta sin su dueño, abandonadas a la fuerza, cada día que fui a La Perla pensé en esa bicicleta y en la Bici de mi tío Eduardo.
En la casa de mi abuela, desde que tengo uso de razón, desde mi primer veraneo en Río Ceballos, desde el primer día que fuimos a vivir a esa ciudad, hay una bicicleta verde, a veces en el patio, otras en el cuartito de abajo, alguna vez estuvo en el garaje de la casa…
Alguna vez mis hermanos usaron esa bicicleta, pero mi recuerdo es verla siempre estacionada, en algún lugar, hoy está en el patio, cerca del limonero, apoyada delante de un montón de objetos.
Esa bicicleta fue de mi tío Eduardo Goldar Parodi, el hermano mayor de mi mamá, detenido desaparecido en el año 1977.
Esa bicicleta hace evidente esa ausencia, su ausencia, siempre allí estacionada, sin dueño nadie se la adueñó nunca, nadie la reclamó, siempre fue de Eduardo, algunas veces la tomamos prestada, pero allí nos evidencia la espera, la eterna espera que una desaparición produce.
Mi intención es utilizar esta bici, darle vida de algún modo, que deje de estar esperando , que deje de mostrarnos cada día que nos topamos con ella esa ausencia o tal vez con esta acción hacer esa ausencia más evidente, pero tal vez menos dolorosa.
La idea es transformar esa bici en un objeto sonoro que al pedalear concentre energía en una batería y reproduzca textos pre grabados en los cuales mis familiares que conocieron a Eduardo lo describan, cuenten anécdotas, reproducir su música favorita.
La acción será pedalear para concentrar energía en la batería y de este modo poder hacer visibles los recuerdos, reconstruir mediante los relatos a mi tío desaparecido, esta acción, por un lado es un ejercicio de memoria, y por otro haría evidente una situación personal en la que me encuentro, por una elección, que es la de utilizar mucha de mi energía física y emocional en producir piezas de arte y proyectos sobre nuestro pasado reciente, sobre nuestra historia relacionada a la dictadura, ya que pienso que al hablar de la historia personal generamos poder hablar colectivamente sobre un pasado que aún nos atraviesa.

Share
Novedad anterior

Seleccionado: Responsable Técnico en eterogenia radio online

Siguiente novedad

I Festival Internacional de Literatura de Córdoba