Literatura y pensamiento

Día del cómic con Max Aguirre

Presentación de Max Aguirre ¡X 3!

Jim, Jam y el Otro
Los Resortes Simbólicos, Domus
Aquí Mismo, Loco Rabia

(Ed. Sudamericana)

Viernes 4 de Septiembre, 19.30 hs
ENTRADA LIBRE Y GRATUITA
Presenta: Roberto von Sprecher. (Profesor Titular Seminario Sociología de la historieta realista, Escuela de Ciencias de la Información, Universidad Nacional de Córdoba).

El viernes 4 de septiembre a las 19.30 hs. el Centro Cultural España Córdoba (Entre Ríos 40), presenta a Max Aguirre como parte de los festejos por el Día de La Historieta. El historietista presentará en sus libros Jim, Jam y el otro, Los Resortes Simbólicos y Aquí Mismo, y hablará de su trabajo como historietista, humorista gráfico e ilustrador para el diario La Nación, la Revista Fierro, Historietas Reales y otros medios de Argentina y el exterior.

BIO

Max Aguirre nació en Hurlingham, cuando Hurlingham era el municipio de Morón y cuando el año 1971 apenas tenía tres meses de empezado. Se crió historietista en Isidro Casanova, después trabajó en publicidad, hizo exposiciones en el C.C. Recoleta, en el San Martín, en el Bellas Artes de La Plata y en el Palais de Glace. Fue ilustrador para muchas editoriales, autoeditó algunas revistas, publicó algunos libros. Sus trabajos han sido publicados en Argentina, España, Uruguay y Bolivia y actualmente entre otras cosas, la pasa muy bien haciendo la tira diaria Jim, Jam y el Otro en el diario La Nación. Canta -más o menos- algunos tangos, es un lateral izquierdo muy malo, tiene algunos amigos y amores que lo llenan de orgullo y una gata gorda y desquiciada como mascota.

Sobre Jim, Jam y el otro

“… su dibujante fue tan jodido como piadoso: creó los personajes, pero jamás aclara sus identidades. Son tres: dos tienen nombre propio; uno, no. Uno es simplemente el otro.

Le mentiría al lector si dijera que alguna vez hallará la respuesta. La respuesta no existe. Pero no se desanime. Quizá sea mejor así. Que el misterio no se termine…”

“…pronto se presentará en sociedad. La gente –que no se resigna al misterio- formará una fila en la Feria del libro para pedirle a Max Aguirre “un Jim para mi novio”, “un Jam para mi tía”… y veremos cómo se las ingenia el dibujante. Yo, por mi parte, seré el primero en pedirle que me dibuje al otro, a ése que no es ni Jim ni Jam y que me cae tan pero tan bien.”

Tute

Sobre Los Resortes Simbólicos

“A lo largo de un año y medio, todos los sábados observé cómo el señor Maximiliano Aguirre (autodenominado “Max”) le contaba al mundo sus más profundas miserias, secretos inconfesables, amores, odios, diarios de viaje, fantasías, recuerdos y sesiones con su psicoanalista gordo, todo enmarcado en Los resortes simbólicos. Lo que empezó como un juego, un ejercicio de producción, digamos, en una de estas modernidades llamadas “blog”, se transformó, a mi modo de ver, en la conformación de un estilo rotundo y eficiente para contar historias. Pasando del lápiz trabajado, producto de años de ilustrador, y llegando a la maravilla actual de tinta suelta y colores planos y pocos (dos, nomás), Max se fue descubriendo a sí mismo como un historietista conciso y eficiente en la materia…”

Angel Mosquito
Bella Vista
16 de junio de 2007

Los blogs autobiográficos suelen convertirse en objetos muy particulares: hojas de papel impreso pegadas sobre un lomo, que cuentan los fantaseos más o menos sexuales de jovencitas que fueron vírgenes hasta minutos antes de la fecha de edición.

Max Aguirre no parece una jovencita y, según podemos suponer, ha perdido su virginidad hace años. ¿Para qué vamos a leerle la vida, entonces?

En principio, para recordar que todos llevamos vidas pop, y que ninguna autobiografía está completa sin algunos nombres. Cada cual tiene los suyos, los de Max serán Tom Waits, Bob Dylan, Art Spiegelman o Miles Davis. Billie Holliday, Theolonius Monk, Troilo. El psicoanálisis (¿hay algo más pop?). Bladerunner y Meteoro. Groucho Marx, Ricardo Darín y Bill Murray. Porque como dice en las páginas de adentro, el camino a recorrer es hacia el kiosko y no hacia la iluminación.

Pero además, y sobre todo, porque da gusto leerlo: Los resortes simbólicos es como un bar lleno de amigos.

Federico Reggiani

Sobre Aquí Mismo

(en este libro yo he llevado adelante tan solo los guiones, algunas ilustraciones y el diseño de portada, el autor e investigador es el Profesor de Historia José Hugo Goicoechea y los dibujos están a cargo del Grupo Aquelarre de San Nicolás de los Arroyos)

“¿Por qué la historieta puede realizar un aporte significativo a la educación? Por que, más allá de su posible papel como “motivadora”, es apta por sí misma en la educación. Es un medio expresivo que puede hacerse cargo efectivamente de los relatos históricos. Su narración secuencial integra imágenes y palabras, lo abstracto y lo concreto, creando una dimensión que no está presente ni en la palabra aislada ni en la mera ilustración; su estructura espacial, sin dependencia de soporte externo alguno, facilita la ida y vuelta del lector sobre el relato.

La historieta permite poner en funcionamiento otras dimensiones: factores emotivos que difícilmente se expresan en los textos escolares, recuperar visualmente esa historia que va más allá de lo macrosocial, incursionando en la vida cotidiana y en sus escenario, tornando el pasado presente para el lector. En las páginas que siguen, por ejemplo, podemos ver y oír a dos personajes que van caminando por un ambiente casi pastoril, oír al hombre que cuenta su participación en las luchas por la independencia y su actual vida miserable, de ellos pasamos a dos niños, pobremente vestidos, que corren y juegan con dos varillas por una calle barrosa, y desde sus miradas sorprendidas nos introducimos a un suceso histórico que los afecta y que nos afecta a todos. Simultáneamente aprendemos y gozamos de una buena historieta.”

Novedad anterior

Septiembre 2009

Siguiente novedad

¡Feliz Domingo!