Artes Visuales

VOCABULARIO FIGURADO: DIBUJOS DE EL ROTO

¿Significan las palabras lo que los diccionarios nos dicen que significan?
En el primer cuarto del pasado siglo, tras los horrores de la Gran Guerra, unos cuantos escritores y artistas lo pusieron en duda. La mayor parte de los ‘ismos’ de aquel entonces deben su existencia a esa duda, a la irrealidad de la palabra, a la irrealidad de la realidad. Tras la Segunda Guerra Mundial, tras los holocaustos que acompañaron el Holocausto, la cuestión se radicalizó todavía más: ¿era posible seguir escribiendo todo aquello, sin utilizar las mismas palabras que habían servido para organizar o justificar lo sucedido? Para muchos -creadores y críticos- era evidente que no, que había que buscar otras formas de expresión. Sólo que, vencida la reacción traumática, el escritor realizó, una vez más, lo que tantos otros se han visto obligados a realizar a lo largo de los siglos: rehacer el idioma, recuperar las palabras, todas las palabras, tras limpiarlas de cualquier clase de adherencia por el mismo procedimiento por el que fueron ensuciadas, invirtiendo su significado, convirtiéndolas en expresión de lo contrario que habían expresado. Si libertad, o libre, habían sido convertidas en sinónimo de opresión, al ironizar sobre tal mutación, al convertirla en disparate objetivo, se daba a la palabra una nueva acepción redentora.
En cualquier caso, el instrumento fundamental -aunque no el único- en la tarea de recuperar palabras es la ironía. Lo es desde luego para El Roto, en sus contribuciones diarias, mezcla de dibujo y palabra, recogidas en este Vocabulario figurado.
Me atrevería incluso a decir que tal conjunción es lo que mejor le distingue de otros buenos dibujantes satíricos de la prensa periódica: el papel que la palabra desempeña en su obra. Palabras de contenido social, político, religioso, económico o filosófico que han llegado a ser sinónimo de lo contrario de lo que significan, pero que debidamente limpiadas por la ironía no parece sino que hayan recuperado su libertad de movimiento.

Luis Goytisolo
Fragmento de su prólogo al libro Vocabulario figurado, editado por Círculo de Lectores

Apertura JUE 7 SET // 19.30 hs.
Hasta el 17 de Octubre

Andrés Rábago (EL ROTO): Madrid, 1947.
Durante el régimen de Franco, desarrolló su actividad creativa con el seudónimo de Ops en las publicaciones Hermano Lobo y Triunfo. Conforme obtuvo reconocimiento profesional decidió adoptar un segundo heterónimo: El Roto, por el que aún es conocido. No le gusta el término “humorista”. Prefiere decir que practica la sátira, en la que el humor puede tener cabida, pero igual que otras muchas cosas. Ha colaborado en multitud de publicaciones: Ajoblanco, Cuadernos para el diálogo, El Independiente, El Jueves, El Periódico de Catalunya, Hermano Lobo, Triunfo, Informaciones, La Codorniz. Actualmente publica en El País de Madrid.
Su estilo ha procurado siempre reflejar la realidad social, con fines críticos y desde un punto de vista satírico, que consigue a menudo el milagro de aunar la ternura con una despiadada visión de la vida y sus contradicciones. Aparte de sus colaboraciones en prensa y revistas, ha publicado libros, en solitario o en colaboración, y destaca también por su labor como guionista, escenógrafo, historietista y pintor. Su último libro es El pabellón del azogue, una retrospectiva individual que contiene ochenta y cinco ilustraciones, todas publicadas en prensa, y ocho serigrafías que hacen pensar en Goya.

Share
Novedad anterior

DISTINCIÓN DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE CRÍTICOS DE ARTE PARA EL CCEC

Siguiente novedad

Enganchate cancán // II Feria de indumentaria