Artes Visuales

EL SEÑOR LAFUENTE Y SUS SOLTERAS REMO BIANCHEDI

MIE 1 // 19:30 hs
apertura exposición + conferencia
artes visuales

Hasta el SAB 9 OCT
LUN a VIE
Desde 10:00 hs a 14:00 hs
Desde 16:00 hs a 20:30 hs
SAB
Desde 16:00 hs a 20:30 hs

intro: FABHIO DI CAMOZZI

dj set: SIMBAD SEGUÍ

La pregunta incesante

Sospecha, pero también esperanza. Sospecha de que el arte, sus circuitos e instituciones, sus grandes nombres y sus enormes cifras, son apenas otra forma de mentira. Pero también esperanza, pese a todo, en la capacidad del arte para interceptar las miradas y abrir senderos, nuevas formas de conciencia y estupor. Quizá la obra de Remo Bianchedi se ha movido siempre entre esas dos actitudes.

Uno de los caminos por los que ha transitado asume la forma de una conspiración, en la línea marcada por Marcel Duchamp, que se vuelve con ironía contra la propia práctica artística para señalar su fingida profundidad y su complicidad con las morales más recalcitrantes. De allí proviene el carácter de artefactos visuales y verbales de sus obras, en las que la escritura, a veces en forma de claves que hay que descifrar y que apelan a la inteligencia, asume un rol decisivo. Pero sospechar de la tradición y de sus ecos en el presente no le ha impedido a Bianchedi visitar los momentos de la historia del arte –desde La muerte de Marat de Jacques Louis David a Mondrian, pasando por Cézanne– para recuperar procedimientos pictóricos o motivos que concibe como un alimento. Su versión del asesinato de Marat, donde la cita minuciosa de la pintura clásica es intervenida por disparos de arma de fuego, muestra hasta qué punto Bianchedi puede sentarse al banquete del arte como un invitado refinado y al mismo tiempo violento.

Hace por los menos diez años, Remo comenzó a detenerse en los parpadeos del horror: 1938: La noche de los cristales (1993), Como un cuerpo ausente (1994) y Columnas de humo (1998) son intentos dramáticos –intercalados por otros trabajos que también remiten a mundos violentos y autoritarios– de aproximación al vacío abierto por el Holocausto y los desaparecidos. Seres rotos, tachados, pisoteados o sustraídos por el odio que asume las mayúsculas para nombrarse como Historia o Patria son restituidos a la mirada. Con indescriptible pudor, Bianchedi reconstruye o imagina esos rostros y siluetas vulnerados, pero sabe que lo que ha sido arrasado permanecerá ausente y que esas imágenes son también el retrato de un fracaso.

La representación del horror ha sido y seguirá siendo uno de los grandes dilemas del arte. Raoul Hilberg imaginaba una exposición que mostrara tan sólo un objeto: una lata de Zyklon B, el gas letal que los nazis soltaban a través de las fingidas duchas de Auschwitz. “Me hubiera gustado ver una única lata sobre un zócalo –escribe el fundador de los estudios sobre el genocidio judío–, en una salita, sin nada más entre las cuatro paredes; habría simbolizado la Alemania de Hitler”. Tal vez, aunque Bianchedi sospecha que no, y retiene los rostros y los cuerpos como señales de una catástrofe humana. Imagino a menudo la mano de Remo en lucha contra su propio talento, contra su propio dominio de la técnica que podría haberlo convertido en un pintor preciosista, encandilado sin más por lo bello, para detenerse justo en el momento en que la imagen señala su propia derrota y habla, en voz baja, de la infinita vergüenza del arte frente al sufrimiento.

La variedad de técnicas utilizadas es una clara señal de la libertad que el artista reclama para su trabajo, pero también dice algo decisivo sobre su temperamento inquieto. Bianchedi ya está buscando otra imagen, otro tono, interrogándose de nuevo, cambiando. El sr. lafuente y sus solteras , como se denomina esta muestra, es un título que no busca disimular el vínculo con dos obras paradigmáticas de Duchamp: Fuente , el mingitorio que el irreverente francés presentó en 1917 a una exposición en Nueva York, poniendo en crisis las reglas que hasta entonces regían la creación artística, y El gran vidrio ( La novia desnudada por los solteros ), trabajo que en 1923 Duchamp dio por “definitivamente inacabado”. Esta última es, quizá, una definición que puede funcionar como modelo de la constante búsqueda de Bianchedi

Demian Orosz

BIO

Remo Bianchedi nace en la ciudad de Buenos Aires, ARG, en el año 1950.
Fue discípulo de Joseph Beuys.
A continuación se destacan algunos aspectos relevantes en sus últimos diez años de actividad:

1992 Los márgenes del canibalismo , Fundación Banco Patricios, BUE.

1993
1938, la noche de los cristales , Centro Cultural Recoleta, BUE.

1994
Como un cuerpo ausente , Palais de Glace (planta baja), BUE.

1995
De niño mi padre me comía la uñas , Centro Cultural Recoleta, Sala cronopios, BUE.

1996
Sibilas criollas, el cono y el muerto , Fundación Federico Klemm, BUE.

1997
Libros , Fundación Federico Klemm, BUE.

1998
Identidad , instalación colectiva, Abuelas de Plaza de Mayo, CC Recoleta, BUE.

1999
El pintor y su modelo , Fundación Federico Klemm, BUE.

2000
Los inocentes , Fundación Federico Klemm, BUE. La Nautilus, acción, La Cumbre, CBA.

2002
Cuerpos en regreso, instalación , Txt de Laura Batkis, Ecocentro, Pt. Madryn, CHUB.
Celebración , con Osvaldo Monzo, Alfredo Prior, y Pablo Suárez, Txt de Laura Batkis, Sonoridad Amarilla, BUE. Taller nómade , Seminario de Laura Batkis, Feria del Libro, BUE.

2003
El poema de Gilgamesh , Txt de Laura Batkis, Stand Sara García Uriburu, ArteBA, BUE.
¿La poesía de Rimbaud también fue un error de juventud?, acción, Asociación de Amigos Museo Nacional de Bellas Artes, BUE.
1938, la Noche de los Cristales , 1993-2003, Presentación del libro Kristallnacht, un rostro, un nombre, edición a cargo de: Elio Kapszuk – Producción & Cultura. CC Recoleta, BUE.

2004
El castillo Immendorf, 1945, Stand Sara García Uriburu, ArteBA, BUE.
El Sr. Lafuente y sus Solteras , Txt de Damián Orosz, CCE C, CBA.

Novedad anterior

XV JORNADAS INTERNACIONALES DE ELECTROACÚSTICA

Siguiente novedad

AMAR HABLANDO