Artes Visuales

II BIENAL DE ARTE EMERGENTE

La II Bienal Arte Emergente tiene como objetivo el apoyo y difusión de la producción artística local.
En el marco de la convocatoria, la institución realizó las “Jornadas de documentación” dictadas por el crítico y curador Rodrigo Alonso, con el fin de formar a los aspirantes de la convocatoria.
El jurado integrado por Eva Grinstein, Rodrigo Alonso, Andrés Duprat y Marcelo Nusenovich, premió los proyectos de Dolores Esteve, Christian Roman y Federico Falco y se seleccionaron los trabajos de 12 artistas.
El CCEC destinó un fondo para la concreción de los proyectos premiados y un espacio en la web especialmente diseñado para la difusión de los artistas y sus obras.

La crítica y curadora Eva Grinstein oficiará una conferencia acerca de los lineamientos más relevantes de la II Bienal de Arte Emergente y presentará una galería virtual con los trabajos de los artistas seleccionados.

Prensa
: Segunda edición de Arte Emergente en Centro Cultural España Córdoba
Link: http://www.lmcba.com.ar/2003/03-11-17/7_espect_04.htm

ARTISTAS SELECCIONADOS EN LA II BIENAL DE ARTE EMERGENTE

Conserva, Test 3 y Folletos son los títulos de las piezas ganadoras de esta segunda edición de la Bienal de Arte Emergente que organiza el CCEC. Todo concurso es un poco arbitrario y quizás injusto, pero al margen de esta cuestión -inevitable- lo cierto es que Federico Falco, Christian Román y Dolores Esteve asumen con estas obras la responsabilidad de representar a la joven producción artística cordobesa. El hecho de que ellos tres hayan sido los elegidos para desarrollar sus proyectos, señala la voluntad del jurado -que integré junto a Marcelo Nusenovich, Rodrigo Alonso y Andrés Duprat- de reconocer intereses y formatos que hasta hace poco tiempo atrás eran escasamente explorados y valorados a nivel local.

Si algo tienen en común las tres propuestas ganadoras es que reportan una relación bastante directa del artista con su contexto: Falco requiere explícitamente de la participación activa del público para poder concretar una serie fotográfica efímera; Román diseña su intervención como site specific, es decir como respuesta a unas determinadas características del espacio que albergará su obra; Esteve radicaliza esta relación con el entorno desbordando el marco institucional y generando una pieza destinada a infiltrarse en la escena pública, fuera de la sala. Lo que conecta las tres ideas, más allá de sus evidentes diferencias de soporte y tema, es la capacidad de sus autores de traspasar los límites de la pura subjetividad para buscar
un cruce entre la imaginación (personal) y el medio (social) en el que habitan.

Esta relación del acto creativo con el contexto es una constante del arte contemporáneo que aflora y se repliega en forma cíclica, al ritmo de coyunturas, modas y tendencias tanto nacionales como globales. En el caso concreto de la Argentina actual, luego de una década centrada en visiones casi herméticamente privadas, desde fines de los noventa han comenzado a multiplicarse propuestas más orientadas a la búsqueda de comunicación con el espectador. Creo que las obras de Falco, Román y Esteve son doblemente interesantes en tanto hacen efectiva esta tendencia sin caer en la tentación del arte político en sus versiones sociologistas y panfletarias, muy extendidas en un momento en que el formalismo ha caído en desgracia.

Conserva, de Federico Falco, se desarrolla durante la inauguración de la muestra, en presencia de -y gracias a- los asistentes al evento. A medida que entran a la sala, los visitantes son fotografiados y sus retratos son colocados en frascos con formol. Sus imágenes se conservan, como testimonios de un momento-obra. Test 3, de Christian Román, es un diálogo entre el artista y la arquitectura del CCEC: toma algunos de sus detalles ornamentales, los manipula con la computadora y obtiene formas simétricas similares a las del Test de Rorschach, formas que se convierten en alfombra y son ofrecidas al espectador bajo una apariencia totalmente distinta de la original. Folletos, de Dolores Esteve, propone una mirada irónico-poética sobre los mecanismos del turismo; la artista genera y distribuye una propaganda alternativa que no se basa en los esplendorosos paisajes de la provincia sino en las pequeñas -y absurdas- postales de la vida cotidiana. Como último punto en común entre las obras elegidas para esta bienal, cabe destacar el uso de nuevas tecnologías: los tres artistas recurren a la manipulación digital de imágenes en alguna instancia del proceso. También en este sentido, son representantes de una generación abierta a las nuevas perspectivas del arte.

Eva Grinstein
Crítica de arte y curadora independiente

Prensa: Ellas son curadoras.
Link: http://www.lavoz.com.ar/2003/1128/Espectaculos/nota206212_1.htm

Prensa: Los creadores jóvenes ganan apoyo
Link: http://www.lavoz.com.ar/2003/0803/suplementos/cultura/nota181330_1.htm

Share
Novedad anterior

HOMENAJE A MANUEL DE FALLA

Siguiente novedad

PEIRÓ MUESTRA HOMENAJE